El Informe clínico y certificado médico, son documentos que informan sobre datos personales de naturaleza sanitaria, que tienen por finalidad acreditar jurídica o administrativamente ante terceros un estado de salud o enfermedad, o un proceso asistencial prestado.

Todo médico, de atención primaria o de atención hospitalaria, en régimen de prestación de servicios liberal o por cuenta de terceros, se ve en algún momento enfrentado al requerimiento de una persona (paciente o no) que le pide un informe sobre la asistencia recibida o un certificado médico oficial sobre su estado de salud.

En esta situación, los médicos se cuestionan a menudo la obligación de emitirlos y, principalmente, si ésta obligación forma parte del deber de asistencia médica para la cual están contratados sus servicios profesionales.

Preocupan a los médicos las responsabilidades en que puedan incurrir en el caso de certificar un problema de salud o la ausencia de enfermedad que no se corresponda con el verdadero estado de salud del ciudadano o por emitir un informe de asistencia que pueda ser considerado inexacto o incompleto, o que pueda ser utilizado con finalidad no asistencial o diferente del motivo que se declara.

La salud es la riqueza real y no piezas de oro y plata.